Fecha de publicación: Dec 3, 2020

Dr. Luis Daniel Avila Gámez

En estos días muchos médicos del país se preparan para iniciar sus estudios de postgrado en residencias médicas, y me llena de orgullo recibir mensajes de dos colegas que tuve la fortuna de atender y que ahora comenzarán su proceso de especialización en psiquiatría, en parte por haber podido contribuir con mi granito de arena en generar inquietud por esta apasionante rama de las neurociencias, pero lo más importante por superar nuestras adversidades y más aún, convertirlas en habilidades que ayudarán a erradicar el estigma de la salud mental y ayudar a quien nos necesite, al igual que nos tendieron la mano cuando fue necesario. Por lo que extiendo mis felicitaciones a todos los médicos que están a punto de iniciar sus estudios de especialidad y enhorabuena por su vocación y nunca pierdan el deseo de ayudar al prójimo, como versan los consejos de Asclepio, Dios de la Medicina:

“Te verás solo en tus tristezas, solo en tus estudios [...] Únicamente la conciencia de aliviar males podrá sostenerte en tus fatigas. Piensa mientras estás a tiempo; pero si indiferente a la fortuna, a los placeres de la juventud [...] tienes un alma bastante estoica para satisfacerse con el deber cumplido sin ilusiones; si te juzgas bien pagado con la dicha de una madre, con una cara que te sonríe porque ya no padece, o con la paz de un moribundo a quien ocultas la llegada de la muerte; si ansías conocer al hombre, penetrar todo lo trágico de su destino, ¡hazte médico, hijo mío!”
Contactar
Se ha enviado el mensaje. Pronto nos pondremos en contacto contigo.